sábado, 2 de septiembre de 2017

Teorema del Vértigo - RESEÑA EN EL BLOG EL ESCRITORIO DEL BÚHO

Si entregarse al acto de escribir poesía no es fácil, tampoco su lectura debe serlo. Tal como intervengo en el poema me acerco al dolor, lo percibo muy adentro, y confío en que algo de esa angustia llegue a quienes la lean. Thelma García tiene la mágica cualidad de entregarse a los libros, y leerlos como si le fuera la vida en ellos. Su percepción de la intensidad y hondura de mi libro TEOREMA DEL VÉRTIGO, así me lo confirman. Juzguen vosotros mismos este fragmento de su reseña en El Escritorio del Búho...

*

El Teorema del vértigo, una (¿reflexión?) a esas emociones que se originan en lo profundo del ser, ese amor y desamor, el dolor que acompaña la ausencia, esas palabras que no se es capaz de pronunciar, quién no ha querido traducir en un poema su sentimiento más exacerbado sin conseguirlo.

Un viacrucis intenso, crudo, donde los versos son una manera de transmitir pensamientos, sensaciones, el sentir de un poeta.

Un libro de poemas que ante todo es honesto, con muchos matices, pero que no intenta convencer ni comprar al lector con versos frívolos, es un viaje hacía nuestro propio interior si se quiere, porque, a pesar de no ser la intención del poeta, es inevitable verse reflejado en algún renglón.

Para los que gusten de la poesía encontrarán en este libro una excelente opción; para los que no, quizá se animen a darle una oportunidad al género lírico, es probable que descubran un sinfín de emociones contenidas en unos versos, donde da igual la métrica y la rima, porque cuando se comienza a leer lo único que interesa es lo que se siente.






Comparto, aquí y ahora, con nuestros lectores, un fragmento que ilustra la verdad de la que habla Thelma, esa expedición a lo intenso e intimo de nuestro corazón, que se desnuda de apariencias y temores cuando escribe.
Con la gratitud y el fervor de siempre les invito a entrar en estos versos...

*


(FRAGMENTOS)

Al asomarme a la ventana presiento el desfallecimiento. Un accidente fragua mi desnudez: te busca. No hay aquí sino frases llenas de ausencia. Eres un destello, el reclamo donde mi oquedad se hace absoluta.

Toda la noche intento guarecerte, recluirme en un espejo, para olvidar esa carne tan mía, expuesta al encuentro, pero la niebla se confunde con el humo. Apago la luz y los cristales reflejan mi desnudez incandescente.

Vierto la fiebre por los poros, un líquido violento y trepidante.




MARGINALIA: Si os interesa leer  la reseña completa pinchen aquí. / Una posible banda sonora para el libro está disponible en esta lista de reproducción que les invito a escuchar.