miércoles, 27 de abril de 2016

LA EDAD DEL ALMENDRO (I)




Poema de EBB donde descubro tu rostro




Hubo un poema de Elizabeth Barrett Browning
un poema de amor que hablaba de la muerte de su madre
como si uno pudiera reunir el amor
y las manos de una madre en la misma estrofa
acercándose a la longitud de un grito
por el hijo de su hijo que nunca abrió los ojos

Hubo un poema que leímos bajo un puente
unos versos que parecían hablar de ti y de mí
cuando aún no estabas en el mundo 
y yo te buscaba entre las nieves de un extraño

De qué vamos a hablar si eres tú mi patria
y vida a vida voy entrando en ti/ envejezco/ afilando los años
las lunas imposibles que nos borra el amor
por miedo del amor al amor mismo

Ya no soy tan joven como tú/ no tengo espejos 
que devuelvan la dulce apariencia 
de los días enfrascados en tu nombre
con el beso que al morir me dio mi madre

Pero esto nada tiene que ver con poemas 
ni con Elizabeth Barrett Browning
y mucho menos con mi madre o la tuya
que se han quedado pregonando el arroz
mientras los hijos de sus hijos 
no prenden candela en el bosque
ni rompen un jarrón 
que ha estado en la familia por setecientos años

Hubo un poema que yo nunca había escrito
un poema que quise escribir y me robaron
para encontrarte cuando no buscaba a nadie
y decirte al oído 
eres el muchacho más bello
que ojos humanos han visto



MARGINALIA: Elizabeth Barrett Browning (Coxhoe Hall, 1806-Florencia, 1861) Poetisa británica. Publicó el poema épico La batalla de Maratón a los 14 años, una traducción del Prometeo encadenado de Esquilo (1833) y El Serafín y otros poemas (1838). En 1846 se casó en secreto con Robert Browning, con quien huyó a Italia. Sus Poemas (1850) contienen los Sonetos del portugués. Escribió también la novela en verso Aurora Leigh (1856). / "Poema de EBB donde descubro tu rostro"  aparece en mi libro El Hambre de la Patria (1972: unplugged)  publicado por Ed. Verbum, 2015.